Cómo grabar tus vídeos: trucos y nociones fundamentales

¿Tienes una actividad comercial, tal vez una tienda, una cafetería, un alojamiento turístico, una bodega? ¿Ofreces servicios profesionales o tienes una marca personal que quieras dar a conocer? ¿Quieres rodar un vídeo para comenzar a usar plataformas digitales? Sea el caso que sea, si lo que quieres es rodar tu propio contenido de videomaketing en este post te compartimos algunas recomendaciones fundamentales.

1. Graba siempre en horizontal

Hoy por hoy, no es necesario tener una gran cámara de vídeo (o de fotos que grabe vídeo, tipo DSLR) para poder tener un resultado final “aceptable”, ya que los móviles, para vídeos modestos y entendiendo sus limitaciones, dan resultados bastante válidos. Eso sí, por favor: ¡graba en horizontal! Los motivos de que tenga que ser así son varios, pero los más importantes son: 1. que salvando los teléfonos móviles, todos los demás dispositivos de visualización tienen formato horizontal (y los móviles también los tienen, rotando la pantalla) y 2. y más importante, porque es la posición natural de la vista humana. Vemos en horizontal, porque tenemos los ojos dispuestos uno al lado del otro, por lo que la visión en vertical de una imagen en movimiento siempre resultará menos natural y, por ello, menos “vivible“.

2. Cuida la iluminación

La luz es fundamental a la hora de crear buenos contenidos. Un vídeo oscuro o “quemado” (sobre-expuesto de luz) quita profesionalidad a la calidad final, y si nuestro vídeo ha de ser un reflejo de nuestra actividad o servicio, lo último que debemos mostrar es falta de calidad o de profesionalidad.

Si usas una cámara DSLR, intenta utilizar objetivos luminosos, estos son los que tienen un número F más bajo, o lo que es lo mismo, permiten una mayor apertura del diafragma y, por ello, más entrada de luz.

Un 1.8 o un 2 podrían ser suficientes, dependiendo del tipo de vídeo que se necesite. Y en caso de tener demasiada luz, emplea filtros de densidad neutra, para compensar.

Si por el contrario utilizas un teléfono smartphone (e incluso si lo haces con la DSLR), lo mejor sería contar con una luz exterior, tipo panel led. Varían en precio en base a la cantidad de leds que tengan, pero es una inversión que conviene hacer no ajustándose al mínimo.

3. La importancia del sonido

No: el sonido que capta la cámara o el móvil NO ES VÁLIDO. Por muy modesto que sea el sistema de grabación de sonido con el que se pueda contar, es imprescindible tener algún micrófono externo y una grabadora o, en su defecto, un micrófono condensador para DSLR. Los micro de corbata no están mal, si bien dejan mucho que desear con respecto a los unidireccionales o micros de cañón. Las grabadoras de sonido a las que se conectan pueden variar mucho también en precio y calidades, pero por muy sencilla que sea la opción que elijamos siempre será mejor que el micrófono de la cámara o móvil. Recuerda: si nos tenemos que esforzar para escuchar el vídeo, en el mejor de los casos no lo escucharemos y en el peor no nos llegará esa imagen de profesionalidad y claridad que se pretendía.

4. Músicas libres de derechos de autor

A la hora de ponerle banda sonora a nuestro vídeo tenemos que tener cuidado: el concepto “músicas libres de derechos de autor” no existe si el vídeo tiene fines comerciales. Es decir, si la música la descargamos para hacer un vídeo sobre nuestro último viaje en vacaciones, no habrá problema, pero si la vamos a usar como parte de un vídeo promocional o publicitario de nuestra empresa/negocio/actividad la cosa cambia… Quizá el autor nunca se entere (aunque no sea muy moral valernos de esa idea) pero muchas redes nos eliminarán el vídeo al detectar que la música es usada de manera “no legal”. Es el caso de Youtube, Facebook y Vimeo, entre otras. Ya no hablemos de si lo que decidimos usar para nuestro vídeo es un tema famoso. Nuestra recomendación: pagar por la descarga. La cantidad no suele ser muy alta y así estaremos tranquilos. Además, piensa que esos autores a los que evitamos no suelen ser músicos consagrados, sino profesionales que, como tú, intentan abrirse un hueco en su sector…

5. El contenido del vídeo

Hemos dejado este punto para el final, pero en absoluto es la parte menos importante: el contenido del vídeo puede ser mucho más importante incluso que la calidad técnica del mismo, ya que si la historia que nos cuenta es buena (y no se trata de una mera muestra comercial a modo de anuncio publicitario puro y duro) es posible que el contenido distraiga hasta al más experto de los técnicos. Ahora si el contenido es aburrido, extremadamente promocional o no cuenta nada ni genera ninguna emoción, contar con los mejores dispositivos y calidades no nos librará de que no se visto por nuestro público potencial. Actualmente está muy en auge el video marketing emocional: las principales marcas ya lo emplean, y no es por capricho, sino por resultados.

¡Mucho ánimo con ese vídeo y piensa que todo aprendizaje conlleva un “ponerse a ello”! 😉

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: